notitle
notitle

Alonso Segura,Al.Mercadoasegura@peru21.com

El Nuevo Sol es una de las monedas menos volátiles del mundo, en parte debido a la buena gestión del BCR, pues en una economía aún dolarizada, las fluctuaciones en el precio de la divisa amplifican el efecto adverso de descalces por moneda en personas y empresas. Sin embargo, a la autoridad monetaria –y no solo a ella– ya le estaría preocupando un poco su "exceso de éxito", pues la trayectoria de reducción de la dolarización se ha detenido y, a nivel de personas, se observa una aceleración de los créditos en dólares. Ahora el BCR compraría dólares no solo cuando la moneda local se aprecie, sino también cuando esta se debilite, generando mayor volatilidad. Este plan apunta a reducir el incentivo para el ingreso de flujos externos de portafolio a inversiones en soles a tasas mayores que en el exterior, para ser reconvertidos luego a dólares, en un contexto apreciatorio y de bajo riesgo, por la baja volatilidad. Además, con el anuncio de nuevas facilidades cuantitativas (QE3) en EE.UU., las perspectivas son aún de mayores flujos. Es una iniciativa oportuna.