notitle
notitle

Lucía de Althaus,Opina.21quererteatiperu21@gmail.com

"¡Cuando yo era niño me pegaban así, y mira lo bien que estoy!". Esta frecuente frase que intenta justificar los malos tratos a los hijos me molesta, porque pienso que lo dice aquella persona que no quiere asumir sus errores y empezar a cambiar. Y no es una explicación válida básicamente por dos razones. Primero, porque quien lo dice seguramente no está tan bien y, para poder "adaptarse" y no sentirse vulnerable, ha organizado una explicación racional y simplista respecto a lo que vivió en su infancia, desconectándose así de los sentimientos de dolor y frustración producto de algún maltrato recibido. Y segundo, porque las investigaciones en psicología de niños ya demostraron que las bases emocionales del futuro adulto se establecen en la infancia, poniendo en evidencia lo que sí es bueno para el sano crecimiento emocional de los niños, encontrando que muchas formas de crianza antiguas ya están obsoletas y que, inclusive, crean daños en la autoestima y seguridad personal. Así que podemos aceptar que hemos evolucionado y que los maltratos no se justifican bajo ningún motivo.