notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Terminada esta etapa, la tarea está cumplida: se creó un estereotipo que ya nadie objeta.

El público compró, aunque la realidad misma lo desmienta, la idea que convenía a aquellos que la propugnaron. Así funcionaron y funcionan, de la derecha a la izquierda, los sistemas políticos vigentes. Además, como toda idea comporta una emoción, comienza el ciclo de rechazos o agresiones a todo aquello que no sea la 'verdad' que uno ha interiorizado.

Un ejemplo es el relato neoliberal sobre las inversiones. Dicho relato insiste, como si tratara de una verdad probada, que la desregulación y la 'flexibilidad' laboral y otras flexibilidades favorecen la llegada de capitales. Y, como siempre, la generalización basada en un estereotipo conduce a un error.

Un estudio reciente de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) analiza las regulaciones a la inversión de China, Corea del Sur y Japón. En todos los casos mencionados, las regulaciones no solo son severísimas sino que, además, suelen estar destinadas a poner en marcha políticas de captación de capitales en el contexto más amplio de sus políticas de desarrollo nacional. Es decir, el Estado programa, fija las reglas de juego y, luego, invita a invertir. En los casos mencionados, las inversiones llueven y ninguno de los tres países ha debido bajarse los pantalones como, solapadamente, nos sugieren hacerlo por estas tierras.