SOLIDARIA. A diferencia del capitán del barco, joven cusqueña prefirió ayudar primero a los pasajeros. (Internet)
SOLIDARIA. A diferencia del capitán del barco, joven cusqueña prefirió ayudar primero a los pasajeros. (Internet)

MADRID/ROMA (Agencias).– Mientras el capitán Francesco Schettino fue presa de su instinto de sobrevivencia y huyó, una tripulante fue la otra cara de la moneda. La peruana Érika Soria Molina, cuyo cadáver fue hallado el sábado, ha sido considerada la heroína del Costa Concordia.

Según el diario español ABC, varios de los sobrevivientes relataron cómo la joven camarera los ayudó a escapar pese a que esto le costara finalmente la vida.

"Los testigos afirman que Érika, de 25 años, ayudó a muchos a subirse a los botes de salvamento y le cedió su propio chaleco salvavidas a un anciano", informó el rotativo madrileño.

Sus compañeros de trabajo habían relatado antes que Soria pudo haber fallecido luego de poner a buen recaudo a un grupo de viajeros del crucero que se hundió frente a las costas de la isla de Giglio el pasado 13 de enero.

LLEGARÍA MAÑANATras cumplir con una serie de trámites, el cuerpo de la joven cusqueña debe ser llevado hoy a Lima en un vuelo procedente de Italia. Por ello, su hermano Helar Soria estima que lo más probable es que los restos de Érika lleguen mañana en la tarde.

"Según me han contado mis padres, el único problema es encontrar cupos en uno de los vuelos, ya que todos los trámites para su traslado han sido realizados", explicó a Perú21 en diálogo telefónico desde la ciudad del Cusco.

En tanto, en Italia, las autoridades dieron por finalizada la búsqueda de los 15 cadáveres restantes pues, a pesar de que el barco está varado, sigue moviéndose. Esta situación pone en peligro la vida del equipo de socorristas de la Policía.

TENGA EN CUENTA

- Érika Fani Soria Molina (25) era graduada en Turismo y realizaba su tercer viaje de crucero cuando se produjo el naufragio del 13 de enero.

- Tomás Alberto Costilla Mendoza, de 50 años, es el otro tripulante peruano que falleció en el accidente.

- En la nave viajaban 4,200 personas, de las cuales al menos 17 murieron.

- El capitán Francesco Schettino está detenido y podría ser condenado a 15 años de prisión.