En medio de fuertes medidas de seguridad, unas 80 personas capturadas durante los violentos disturbios ocurridos la semana pasada en La Parada –que dejaron cuatro muertos y cientos de heridos, entre ellos 93 policías–, fueron trasladadas a diversos penales de la capital.

Los detenidos –entre los que se encontraban 16 mujeres– fueron llevados a los penales de Lurigancho, Castro Castro y Santa Mónica (de Chorrillos), en medio del llanto de sus familiares y el reclamo de 70 abogados, los que, ahora, claman por su inocencia. Hoy se produciría el traslado del resto de detenidos.

El Segundo Juzgado Penal de Lima los ha denunciado por entorpecer el trabajo de la Policía y por los delitos contra la tranquilidad pública, por disturbios y por violencia y resistencia a la autoridad.

EN PALACIO DE JUSTICIAHoras antes de que se produjera esta diligencia, agentes de Inteligencia detuvieron a Richard Daniel Alarcón Díaz a espaldas del Palacio de Justicia, quien se encontraba camuflado en la multitud y el que aseguró que fue a visitar a su cuñado.

Este sujeto ha sido señalado como el agresor de unos de los efectivos de la Policía Montada que cayó al suelo durante el frustrado operativo en La Parada realizado el pasado jueves.

El coronel César Gentile Vargas, jefe del Escuadrón Verde, informó que Daniel Díaz tenía otra identidad: Luis Alvites Tello. Fue llevado a la comisaría de Cotabambas y, luego, a Seguridad del Estado.

NO SABÍA LA FECHAEn tanto, la mañana de ayer, la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, aseguró que no sabía cuándo se iba a realizar el primer operativo policial. Manifestó que esa fue una decisión policial. También pidió a la Fiscalía que identifique y acuse a los mayoristas que estarían detrás de actos violentos.

Por otro lado, la ministra de Justicia, Eda Rivas, confirmó que Margarita Valladolid y Hermógenes Véliz, dirigentes de los mayoristas, han sido denunciados por instigar los actos vandálicos.

Por su parte, en el Mercado de Santa Anita reinó el desorden. Los comerciantes que deseaban adquirir un puesto refirieron que no se les daba la información debida. Asimismo, se cerró la puerta principal del centro de abastos, lo que generó grandes molestias.

DATOS

- Los mayoristas de Santa Anita pidieron a la Municipalidad de Lima que deje entrar a ese centro de abastos a los estibadores que laboraban en La Parada.

- La alcaldesa de Lima, Susana Villarán, dijo que iba a conversar con ellos para buscar una solución.

- También anunció que se diseñará un plan para ubicar a los minoristas y ambulantes de La Victoria en los alrededores del nuevo mercado mayorista.