notitle
notitle

Carlos Basombrío,Opina.21cbasombrio@peru21.com

¿Cómo explicarlo? Paradojalmente para quien llegó al cargo negando todo lo anterior, el resultado se debe a que continuó dos políticas sensatas.Primero, la economía. Ollanta Humala optó al final por la seriedad fiscal y por las políticas de mercado que aplicaron sus predecesores. Los resultados lo avalan. El país sigue creciendo y la pobreza bajando. No es que estemos en el mejor de los mundos ni nada que se lo parezca, pero algo se siente en los bolsillos y hay harto dinero para hacer obra pública.

Segundo, la política exterior. Desde que la lideró el embajador Javier Pérez de Cuéllar se cuenta de nuevo con una Cancillería que maneja con sobriedad y eficiencia nuestras relaciones internacionales. En relación con Chile, Humala optó por seguir la senda trazada en los dos gobiernos anteriores. El caso en La Haya nos ha unido a todos (o a casi todos) y todos (o casi todos) agradecemos un trabajo magnífico que, ojalá, arroje un fallo favorable en La Haya.

¿Estos niveles de aprobación se mantendrán? Difícilmente. Hay demasiadas áreas en las que el gobierno se viene mostrando bastante incompetente; notoriamente, desde mi punto de vista, el de la seguridad. El deterioro es creciente y el gobierno confunde dar leyes con solucionar problemas que, más bien, requieren de un inmenso liderazgo, mucho valor para poner el dedo en la llaga y una gestión eficiente.

Ambas encuestas traen noticias también para la alcaldesa de Lima, Susana Villarán. Sube en aprobación y se acorta la distancia entre el Sí y el No.

Su problema es que quienes la desaprueban quieren revocarla. Necesita que haya gente suficiente, que aun desaprobándola, le dé el beneficio de la duda por lo que pueda hacer. Ojalá.