Muy presionado por la interna, el DT José Soto perdió la calma antes del viaje. (USI)
Muy presionado por la interna, el DT José Soto perdió la calma antes del viaje. (USI)

¿Y el fútbol dónde está? Con la cabeza en otra parte, por los interminables problemas dirigenciales y económicos, Alianza Lima enfrentará hoy (1:00 p.m.) al Real Garcilaso en el Cusco por la segunda fecha del Descentralizado.

El equipo viajó con solo 16 jugadores. Los refuerzos no podrán alinear debido a que la directiva no sustentó su aval financiero para afrontar la temporada. Por eso, y por los crecientes rumores sobre su salida, José Soto explotó.

"Ya paren con esto (sobre el plantel diezmado), déjenme tranquilo, todos los días son noticias negativas, no jodan. Dicen que me voy y sigo acá", le espetó a la prensa el DT.

Mientras eso sucede, el malestar en el grupo se percibe. Los jugadores 'viejos' están incómodos porque a ellos no les han pagado enero, mientras que a los nuevos –los uruguayos Jonathan Charquero y Walter Ibáñez, el chileno Fernando Meneses, y los nacionales Giancarlo Carmona y José Rabanal– sí se les abonó el primer mes del año.

El fastidio de Soto también tendría otro motivo. Trascendió que, en su intento de ahorrar, la directiva quiso armar un itinerario desfavorable para el viaje a Río, que incluía escala en Montevideo y arribo solo dos horas antes del partido de Copa ante Vasco, este martes. 'Pepe' se opuso y dio resultado: el plantel volará mañana en la noche directamente a Brasil.

Sin embargo, más de uno podría seguirle los pasos a Luis Trujillo, quien se desligó y fichó por Aurich. "Por mi cabeza pasan muchas cosas. Estos dos partidos marcarán mi futuro", indicó Henry Quinteros. Christian Ramos, que arribó ayer por la madrugada con la selección, también lo piensa. "Que siga depende de que paguen. Ya se enterarán de mi decisión", manifestó.