notitle
notitle

Eduardo Ferreyros,Al.Mercadoeferreyros@peru21.com

La revocatoria es un mecanismo percibido como muy democrático, que muchos veíamos sin mayor reflexión, y que recién ahora empezamos a evaluar por sus efectos. Por años, la revocatoria ha sido una amenaza para autoridades electas en todo el país que, una vez en el cargo, ven posible que se active (generalmente promovida por los perdedores de la elección). No puede administrarse un distrito, provincia o región, si desde el inicio existe la amenaza de ser revocado, no necesariamente por problemas de gestión sino, en muchos casos, por motivos políticos. Quizá en los próximos meses vivamos en una ciudad con proyectos paralizados, y recibiendo poca o nula inversión. Creo que el proceso de revocatoria que viene retrasará la ciudad. Tal vez es momento de sustituir este mecanismo por uno de estricto control de calidad de la gestión pública.