notitle
notitle

Rodrigo Rondón,Opina.21familia@peru21.com

Y es que, desde que el perro macho aprende a alzar la patita para orinar, significa que tiene toda la plena capacidad de realizar el acto sexual con una hembra.

Como se sabe, durante sus primeros meses de vida, el cachorro orina como si fuera hembra, es decir, desciende su trasero hacia el suelo y micciona.

Es recién entre los siete meses y el primer año de vida que aprende a alzar la pata. Aunque parezca increíble, ese simple acto lo hace capaz de 'pisar' a una perrita. Para ello, la hembra debe estar en celo.

Y tal como sucede con los seres humanos, los machos tienen la ventaja de poder preñar a la hembra aun cuando son ancianos y sin presentar ninguna dificultad.

Las perritas nunca dejan de tener su periodo de celo, pero es peligroso cruzarlas después de los seis años de edad por las complicaciones y requerimientos que la gestación y el parto representan.

El doctor Rodrigo Rondón atiende en la Clínica Veterinaria Rondón. Av. Pedro Venturo 104, Surco. Telfs: 448-6092 / 271-0373 / 271-5542.