notitle
notitle

Gianfranco Castagnola,Al.Mercadogcastagnola@peru21.com

El equipo económico y buena parte de los ministros están empeñados en evitar una desaceleración mayor y despliegan su mejor esfuerzo por hacer las cosas bien. Pero el riesgo no solo viene del exterior. Hay iniciativas que, de prosperar, afectarán el funcionamiento de los mercados y restarán competitividad a la economía. Por ejemplo, el proyecto de ley general del trabajo convertiría al Perú en uno de los países con mayor rigidez y fomentaría aún más la informalidad laboral. La iniciativa, que limitaría la extensión de la propiedad agrícola, no resiste ningún análisis económico. Esta clase de medidas no genera impactos positivos en la búsqueda de una mayor equidad, pues las raíces no están en las reglas de juego de la economía, sino en las deficiencias de nuestro Estado para cumplir con las tareas que le corresponden.