notitle
notitle

Alonso Segura,Al.Mercadoasegura@peru21.com

El atentado al aeródromo de Kiteni en la provincia de La Convención en Cusco es un recordatorio de la vulnerabilidad energética del país. Este año, en los diversos puntos del VRAEM, narcosenderistas están escalando sus operaciones. Además de enfrentamientos con policías y militares, también se produjo el secuestro de trabajadores del Consorcio Camisea. A ello se suma ahora el ataque contra helicópteros que prestaban labores de mantenimiento a la infraestructura de transporte de gas, lo que ha llevado a Transportadora de Gas del Perú (TGP) a suspender estas actividades. Por el ducto de Camisea pasan el gas y los líquidos que abastecen una parte significativa del consumo de GLP del país y de la generación de electricidad. El ducto es vital para la matriz energética, y si no se garantiza su seguridad, puede convertirse en una vulnerabilidad estratégica para la economía y el Perú.