notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Así tenemos desde los pésimos resultados que obtienen los alumnos, que nos colocan en el último lugar latinoamericano, pasando por la impunidad con la que les venden droga a los escolares a vista y paciencia de los encargados.

Hasta llegar al reporte de hoy, sobre la irresponsabilidad con la que directores de colegios públicos tratan de esconder el bullying entre los niños que están a su cargo, con lo cual lo único que logran es que el problema se siga agravando. En fin, es lamentable, pero el continuo deterioro de la educación pública lo estamos presenciando y reportando casi a diario.

Por otro lado, si bien uno siempre se puede quejar de la eterna limitación presupuestal o del descalabro del entorno familiar, no hay duda de que los últimos incidentes reafirman que la causa principal del problema de la educación es la baja calidad del profesorado.

Por lo tanto, es realmente absurdo e inexplicable que el actual gobierno haya paralizado la única reforma de fondo que se ha iniciado luego de décadas en las que el sector fue abandonado.

Más aun, al estar dando la actual gestión ministerial una señal al sindicato de que no cree en la necesidad de diferenciar e incentivar al profesorado, es seguro que el Sutep logrará revertir lo poco que se había avanzado. De esa manera vamos camino a desperdiciar otra generación de peruanos que continuarán saliendo casi analfabetos del colegio luego de 12 años estudiando.

Por ello es fundamental dejar de lado el temor o la cercanía ideológica con el sindicato y retomar la carrera pública magisterial. El gran problema del Perú en el largo plazo es la pésima calidad de la educación que el estado les brinda a sus futuros ciudadanos. Así que si no se efectúa una profunda reforma educativa, como país estamos condenados al fracaso.