notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Más aun, este joven efectivo policial no arrojó la toalla en ningún momento pese a haber sido abandonado por su comando ya que su helicóptero se replegó cuando fueron atacados y no retornaron para rescatar a los que estaban en tierra rodeados. Pero no se rindió y hoy está felizmente a salvo.

Ciertamente, su historia es otra muestra del sacrificio de miles de policías que tienen que luchar a diario, no solo contra el terrorismo o el crimen organizado sino también contra la falta de apoyo de su propia institución, que no les da los medios para cumplir con su misión.

En realidad, la falta de equipamiento y la pobre retribución así como el bajo reconocimiento que reciben al tratar de cumplir su función resalta aún más la dedicación de los buenos policiales que tratan de hacer un buen trabajo pese a todos los obstáculos.

Sin embargo, al mismo tiempo que hemos conocido este valeroso acto, otro hecho, que involucra a policías, nos ha indignado.

Las imágenes del video grabado por un turista español de dos policías en Barranca negociando una coima para no ponerle una papeleta –' veinte… muy poco…, ponle más… ya pues… cincuenta ' – ha dado la vuelta al mundo al haber sido colgado en YouTube y es una vergüenza para todos los peruanos.

Pero debe de ser más vergonzoso para sus honestos y sacrificados compañeros que por culpa de malos elementos, como ellos, cargan la cruz de ser considerados corruptos por los ciudadanos.

Al final, lo que tenemos es un cuerpo policial que requiere ser reformado especialmente entre los que están al mando. Mientras eso no ocurra, los coimeros quedarán en la mente de la gente oscureciendo la imagen de los valerosos y de los sacrificados.