notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Esta negativa, que ya estaba prevista en quienes conocemos los modos de actuar de la superpotencia, se materializó durante el inicio de la 18 Conferencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre cambio climático inaugurada el lunes en Doha, Qatar, y en la que participan 190 países que buscan avanzar en las negociaciones sobre la limitación de gases con efecto invernadero. El objetivo de la reunión es prolongar los compromisos del Protocolo de Kioto y tomar nota del efecto del cambio climático sobre los más desfavorecidos. Surgieron, felizmente, voces lúcidas que, infelizmente, rara vez son escuchadas. No obstante su mensaje queda y, quizá por acumulación, un día tomemos conciencia de la realidad. Una de esas voces fue la de Alden Meyer, de Union of Concerned Scientist, quien dijo: "Caminamos dormidos hacia un abismo". El representante de EE.UU. afirmó que el presidente Obama mantenía su meta del 2009 de recortar las emisiones en un 17% por debajo de los niveles del 2005 en el 2020. Mientras que el representante chino, cuyo país es el principal emisor de gases invernadero, insistió en que los ricos deben extender el Protocolo de Kioto, ya existente, y que obliga a naciones desarrolladas a recortar sus emisiones en al menos un 5.2% debajo de los niveles de 1990.