notitle
notitle

,La columna del directordirector@peru21.com

Más aún si a eso le sumamos el que se haya beneficiado del arbitrario apoyo de una entidad electoral del Estado. Entonces, no sería extraño que se arribara a la conclusión de que Vladimiro Montesinos la estaría asesorando.

En realidad, el paralelo con el modus operandi del 'doc' en los 90 es escalofriante. No solo en el espionaje a rivales, sino en lo relativo a la participación del Reniec que, en una jugarreta con mala intención, engañó a los revocadores para que llegaran ingenuamente con las firmas cuando el plazo ya había vencido. Ni 'papelito manda' lo habría manejado con tal descaro.

En todo caso, al margen de cuál sea el futuro del proceso de revocación, lo más preocupante de este incidente es que ha quedado al descubierto la abierta utilización política de un ente que es fundamental en un proceso electoral. Lo cual debería activar señales de alarma por todo lo alto ante el serio riesgo que tenemos entre manos.

Especialmente considerando que en la alianza que promovió la candidatura de Villarán, y que también apoyó a Humala, está Patria Roja, grupo que durante 40 años se ha entornillado en la cúpula del Sutep, para lo cual ha recurrido a todo tipo de intimidación o manipulación y cuyos integrantes son unos expertos operadores en evitar que se lleve a cabo un proceso democrático.

Por ello, creemos que es fundamental que se aplique una sanción ejemplar a los funcionarios involucrados, incluyendo al jefe del Reniec, para cortar por lo sano esta peligrosa tendencia a favoritismos partidarios. Con ello también se lograría desalentar la eventual complicidad de otras entidades que deberán, más bien, asegurarse de que se deshacen de todos los infiltrados.