Breivik se mostró desafiante. (Reuters)
Breivik se mostró desafiante. (Reuters)

OSLO (DPA).– En el inicio de su juicio, el asesino de Oslo, Anders Behring Breivik, se declaró "inocente" ante el tribunal y admitió que mató a 77 personas, pero "en legítima defensa", porque su país se veía amenazado por una posible islamización.

El islamófobo, de 33 años, se mostró desafiante y realizó un saludo de extrema derecha ante el tribunal al levantar el brazo al estilo hitleriano, pero a la hora de visionar las imágenes de su mensaje, se emocionó hasta las lágrimas.

Asimismo, Breivik no reconoció a los tribunales noruegos "porque han recibido su mandato de los partidos políticos que apoyan el multiculturalismo".

El extremista está acusado de terrorismo y asesinato premeditado por la colocación de un coche bomba que dejó ocho muertos en el centro de Oslo y el ataque a un campamento juvenil del partido socialdemócrata en la isla de Utoya, en el que murieron 69 personas en julio de 2011.