notitle
notitle

Carlos Carlín,Habla.BabasSusy Díaz no es idiota, todo lo contrario. Susana Ivonne Díaz Díaz ha sabido construir un personaje resistente al tiempo y a las debilidades de la vida real. Un personaje sólido de humor que se mueve por la vida fingiendo ser idiota, como inteligente estrategia de supervivencia. La vida de Susy es una permanente farsa. Los conflictos empiezan cuando olvida que otros personajes que pertenecen a su historia se salen de la ficción para coquetear con el mundo real. Como su hija Flor, a quien se le ocurrió tener un hijo. Flor no acepta que un contingente de personas con cámaras de TV irrumpa en su cuarto cuando está dándole de lactar a su hijo de 4 meses. ¿Qué se ha creído esta mocosa para salirse del cuento? Esta rebeldía le trae problemas a Susy y pone en duda su condición de inofensivo monstruo del entretenimiento. Entonces, recurre al humor y se inventa un personaje para aligerar las cosas: Que pase "La Vecina del 303". Una pobre mujer que, seguramente, en este momento está cocinando sus pallares sin saber que todo el Perú la alucina como una bruja malvada que vive con dos calaveras buscando el conjuro para arruinarle la vida a la buena Susy. Susy no es idiota, su vida tampoco. En todo caso, los idiotas somos nosotros por comernos enterita su vida.