Los murciélagos transmiten la rabia en la Amazonía. (USI)
Los murciélagos transmiten la rabia en la Amazonía. (USI)

Las ideas convencionales que señalan que la hidrofobia es siempre mortal, a menos que se administre un tratamiento inmediato, podrían ser descartadas. Ello debido al estudio de un equipo de científicos de Perú y de Estados Unidos que encontró a personas que han desarrollado una inmunidad natural a la rabia, pese a que habitan en comunidades expuestas a los murciélagos que transmiten el mal.

Según una publicación de la revista American Journal of Tropical Medicine and Hygiene –en base al trabajo realizado por el Ministerio de Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés)–, los científicos centraron sus investigaciones en poblaciones de la provincia de Daten del Marañón. Allí encontraron que el 11% de las personas examinadas mostró anticuerpos contra la enfermedad. De ellas, solo una persona informó que había sido vacunada previamente.

Los investigadores reconocieron que no podían determinar en forma concluyente si los anticuerpos se originaron por la exposición de los pobladores al virus en niveles insuficientes para producir la enfermedad. Pero creen que su evidencia sugiere que la exposición al virus de la rabia no es siempre letal para los humanos.

"Esto significa que podrían desarrollarse tratamientos eficaces que ayuden a salvar vidas en áreas donde la rabia persiste como causa de fallecimiento", indicó Amy Gilbert, del Centro de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas de los CDC.

NO ES CONCLUYENTESobre el tema, el director regional de Salud de Loreto, Hugo Rodríguez Ferrucci, dijo a Perú21 que, aunque aún no ha revisado el estudio, no parece determinante. "Es interesante que se haya encontrado una inmunidad natural, ya que se sabe que la rabia es una enfermedad letal, pero se tendrían que hacer estudios más especializados para determinar la razón de la inmunidad", dijo.

El médico agregó que Loreto no es una región endémica a la rabia, pues allí solo se presentan brotes epidémicos cada seis o siete años. "No tenemos casos todos los años. El último brote epidémico fue en el año 2009", refirió.

TENGA EN CUENTA

- Los científicos analizaron a la población de las comunidades de Truenococha y Santa Marta, y entrevistaron a 92 personas, 50 de las cuales reportaron mordeduras de murciélagos.

- Se tomó muestras de sangre de 63 personas y el 11% mostró anticuerpos neutralizadores de la rabia.