notitle
notitle

Mercedes Aráoz,Al.mercadomaraoz@peru21.com

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) anunció que la crisis económica internacional tenía impactos negativos en el empleo juvenil mundial y que, en el caso de América Latina, se daría una leve desmejora. Más que el ligero incremento de la tasa de desempleo juvenil, lo que se observa es el nivel promedio de alrededor de 14.7% de jóvenes en América Latina que no encontrará empleo en 2017, una vez pasada la crisis. Es decir, 15 de cada 100 jóvenes tendrá dificultades para encontrar una posición en el mercado laboral. Es por eso que debemos preocuparnos de tener un mercado laboral más flexible que permita la libre entrada y salida de nuestros jóvenes al mercado y permita la apertura de nuevos puestos y, por otro lado, un sistema de formación laboral para que el Estado invierta en serio en los jóvenes. Se les debe dar la capacidad no solo de aprender un oficio, sino también de potenciar sus habilidades adaptativas frente a múltiples y nuevos oficios que surgen con la tecnología. Hay que enseñarles a trabajar en redes colaborativas y hay que impulsar su iniciativa empresarial.