Foto: Rafael Cornejo.
Foto: Rafael Cornejo.

Ramón Ferreyros,Piloto de autosAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Acá lo ganó todo, ahora corre en España. Después de perder su auto en un accidente, hoy busca la manera de volver a competir. Mientras tanto, sueña con correr el Dakar. Si los empresarios y el Gobierno se ponen las pilas, quizás no solo seamos sede de la competencia, sino hasta tengamos un peruano campeón.

¿Cuántas veces has visto la muerte cara a cara?La diferencia entre tener un accidente muy peligroso –y hasta fatal– y otro donde no pasa absolutamente nada es mínima. En la mayoría de casos no pasará nada pues los pilotos, además de usar muchos accesorios de seguridad, estamos 'protegidos' por el destino. La muerte puede estar por allí, pero que le veamos la cara es muy difícil.

¿Hay que ser muy valiente para ser piloto de autos?Sí. La diferencia entre un piloto bueno y otro que gana las carreras es que el segundo arriesga más, pero no hay que ser demasiado locos, porque se han visto casos de pilotos intrépidos que nunca ganaron nada. Es obvio que este no es un oficio para los débiles.

Acabas de tener un accidente en España. Las fotos impactan…Son imágenes muy fuertes. Ha sido mi accidente más llamativo, y pudo ser más grave. Pero he tenido otros donde me di diez vueltas de campana, me lesioné y hasta me fisuré unos huesos. En este accidente, el auto se incendió y quedó destruido. Que un auto se incendie pasa una vez en mil… y como yo llevo mil carreras, ya me tocaba (ríe). En ese momento, mi preocupación estaba, antes que en mí, en no perder el carro, y lo perdí. Yo soy el responsable de un accidente de este tipo y me corresponde cubrir aquello que el seguro no cubre. Y el seguro no cubre ni incendio ni pérdida total. Mi auto cuesta alrededor de 150 mil dólares y, en el mejor de los casos, el seguro pagará la mitad. Lo demás tengo que asumirlo yo.

¿Quién te puede ayudar?Estamos viendo. Es muy difícil que, a estas alturas del año, los auspiciadores quieran ofrecerte algo más; por eso anunciaremos una campaña, más aún porque todavía tengo posibilidades de ser subcampeón.

¿La crisis española ha sido una oportunidad para ti?Sí, porque para correr hay que pagar. Los equipos han bajado sus precios: tienen los autos, pero menos pilotos queriendo conducirlos.

¿Quieres correr otra vez el campeonato mundial o ese es un capítulo cerrado?Lo deseo, pero el presupuesto es muy alto. A Nicolás Fuchs, por ejemplo, le está costando mucho pues sé que sus auspicios no cubren su presupuesto. Se habla de mala suerte, pero algunos de los problemas que se le están presentando quizás sean porque no tiene el presupuesto de sus rivales… algo que también me pasó.

Has tenido palabras elogiosas para Fuchs…En su categoría, Nicolás podría salir campeón mundial sin ningún problema. Como corredor ha madurado mucho, es talentoso y está en capacidad de liderar su categoría. De hecho, él tiene todas las posibilidades de obtener mejores resultados afuera que los que obtuve yo. A los 28 años, yo soñaba con correr alguna fecha del campeonato mundial; hoy, Nicolás, con sus 28 años, ya lo hizo. Su techo es más alto.

¿Eres el mejor piloto peruano de la historia?(Piensa). He tenido mayores oportunidades que otros y, si ves las estadísticas, tengo más triunfos internacionales que ningún otro. Bradley, Malachowsky, Dibós no corrieron afuera tantas carreras como yo. ¿Qué habría pasado si hubiesen estado en un campeonato mundial? No lo sabemos. Por eso, yo no me creo mejor que ellos, solo digo que tengo más triunfos.

Ves con entusiasmo que el Dakar arranque en Perú…El Dakar es el evento deportivo más grande que ha llegado al país, pero todavía no nos damos cuenta. Chile y Argentina ya lo hicieron; por eso, que Argentina haya perdido la partida ha sido un fracaso total para el gobierno de Cristina.

Además, la afición va a crecer mucho gracias al Dakar…Ojalá. Nuestro automovilismo deportivo no está al mismo nivel que nuestra afición. Seguimos corriendo carreras con pocos inscritos, con presupuestos escasos, con carros hechos más con ganas que con profesionalismo, todos parchados, armados a las justas para llegar a la partida.

¿Por qué no corres el Dakar?Me encantaría, pero si lo corro tengo que hacerlo bien, y eso implica un presupuesto tan alto que, a pesar de que he tratado, no lo he podido conseguir. Correrlo bien implica, como mínimo, medio millón de dólares. A estas alturas de mi carrera no puedo decir: "Corramos y veamos qué pasa". Espero que tengamos Dakar durante varios años para que las grandes empresas se animen a participar y entrar. Ni ellas ni el Gobierno peruano han dicho: "Queremos un peruano que pelee los primeros puestos en el Dakar". Una vez que se tome esta decisión, quizás participe.

AUTOFICHA

- Acabo de tener un accidente en España: me llevaban 16 segundos y arriesgué demasiado. El carro se incendió, lo perdí. Busco ayuda para reponerlo y seguir corriendo.

- El automovilismo es el más ingrato de los deportes porque, para demostrar nuestro talento, uno no depende de sí mismo sino de una máquina.

- Nunca pienso que me va a pasar algo; si lo hiciera, no podría ni correr. Yo solo pienso en ganar. Creo más en el destino: el día que me toque, me va a tocar.