Pobladores piden protección.(Johnnyn Obregón)
Pobladores piden protección.(Johnnyn Obregón)

Diez pobladores del caserío de Jimaca, en Huancabamba, denunciaron ayer que unos 200 ronderos de la comunidad campesina de Segunda y Cajas los secuestraron durante cuatro horas tras acusarlos de trabajar a favor del proyecto minero Río Blanco, el cual ellos rechazan.

Según los comuneros atacados, la oportuna intervención policial evitó su linchamiento. El poblador Rolando Neyra manifestó que el hecho ocurrió en el sector de Segunda Aliguay, donde limpiaban los canales, contratados por la ONG Sembrando, la cual ha rechazado cualquier vinculación con la mina.

"Nos han amenazado con matarnos y destrozar nuestras viviendas", manifestó.

Sin embargo, el dirigente ronderil Benito Guarnizo rechazó las acusaciones.