Premier no fue claro. (Rafael Cornejo)
Premier no fue claro. (Rafael Cornejo)

El presidente del Consejo de Ministros, Óscar Valdés, negó que exista una intencionalidad política detrás del caso Perú21, pero, sin embargo, defendió la controvertida actuación del procurador de su sector, quien ha impugnado una resolución fiscal a efectos de que se amplíe la investigación y se incluya en el proceso al director de este diario.

Cuando el periodista Enrique Castillo, de Agenda política, preguntó a Valdés por qué se intentaba incluir en el proceso a personas respecto de las cuales no hay pruebas, el premier dijo que era "una obligación" de los procuradores del Estado apelar todas las decisiones y que será en el proceso judicial donde se determinen las responsabilidades. Cabe indicar que según juristas, el premier –quien reconoció que Perú21 colaboró desde un inicio con la investigación– está equivocado, pues un procurador no está obligado a exigir que se acuse a alguien, pues se estaría violando la presunción de inocencia.