Foto: Rochi León.
Foto: Rochi León.

Miss Rosi,CantautoraAutor: Gonzalo Pajaresgpajares@peru21.com

En todo hogar donde haya un niño hay un CD de Miss Rosi, quien debe de ser la artista que más discos ha vendido en el Perú: de sus 17 producciones se han expendido, literalmente, millones de volúmenes. Además, es una muy exitosa autora de libros infantiles: acaba de publicar El osito Teddy (Planeta). Ah, también es fanática de los Beatles.

Te escuchamos más de lo que te vemos…Es verdad. Me he convertido en un mito (ríe). Mucha gente creía que yo no era peruana. Como los vendedores de discos piratas me tenían sonando todo el día, la gente preguntaba quién era yo y los mismos piratas no sabían qué responder. Yo no estoy a favor de la piratería, pero he de reconocer que ellos me han hecho famosa. Además, en un país donde muchas veces la gente no tiene qué comer, cómo exigirle que compre un disco original. Por eso, yo vendo mis discos a 9.90 y a 15 soles (ríe).

Debes de ser la cantante más pirateada…Hasta el momento he grabado 17 discos, algunos de cuentos. Solo de ellos vendí un millón 400 mil. Es decir, entre piratas y originales debo de haber vendido, por lo menos, unos dos millones de discos, pero recién me han dado un disco de oro (risas). Estoy en todo el Perú y también se me escucha fuera. Me acaban de escribir desde Uruguay, donde me adoran.

¿Por qué no explotas más tu lado mediático?Eso me han dicho, pero poco a poco he ido ganando un espacio. El otro día me dijeron que al fin tenía rostro la persona que cantaba las canciones que escuchaba su hijo. A veces me dan ganas, pero de la fama no me gusta la invasión que hay de tu vida privada. Tampoco me gusta la idealización del artista, porque todos somos humanos y tenemos nuestros malos momentos. No me imagino estar en la calle con mi hija y ser interrumpida por la gente… A veces pasa, pero poquito.

Te hago la pregunta cruel: ¿te gustan los niños?Claro. Ahora, reconozco que un tiempo me saturé, pero no por ellos, sino por el trabajo. Durante 15 años trabajé en nidos, pero nunca me cansé de cantarles. Además, el efecto que causa en ellos la música es mágico.

Eres autodidacta…Sí, aunque llevé talleres con Jorge Madueño, un genio que, además, es el papá de 'Pelo'. Yo empecé haciendo música para adultos. Es más, debo de tener unas 120 canciones de esta temática. Pasé al mundo de la música infantil cuando una amiga me pidió que la reemplazara en el Summer School del Roosevelt, pues cayó enferma. No la podía abandonar. ¡Quién se iba a imaginar que esa decisión me cambiaría la vida! Al mes ya estaba trabajando en el nido Sonrisitas.

La verdad es que tu voz transmite mucha ternura…(Ríe). Eso es lo que me dicen. Mi voz es dulce y dice lo que yo siento. Soy muy amorosa, romántica, cariñosa… Yo no soy un personaje. Cuando cantaba en bares me pedían que usara minis, que me maquillara, que me produjera… pero no me sentía yo. Hoy, a mis shows infantiles voy con mi jean, mis zapatillas, mi polo de Miss Rosi, y todos felices. Me gusta ser yo, no tener que transformarme. Me han pedido que haga un recital para adultos, pero, la verdad, ni siquiera se me ocurre qué cantar (ríe).

Debo ir a uno de tus shows…(Ríe). Hay niñitos que no entienden que soy la voz que sale por su radio y a veces se asustan (risas), pero quienes se emocionan al conocerme, al oírme, son los papás, pues son ellos quienes me escuchan a diario y quienes cantan mis canciones con sus hijos. Ellos se mueren por que sus hijos se tomen una foto conmigo, pero los niños no quieren saber nada conmigo (risas). Entonces, yo les digo a los padres que dejen tranquilos a sus hijos y que ellos se tomen la foto conmigo (risas).

Has tocado para miles de niños, ¿no?Sí, en Tacna toqué para unos ocho mil niños. Parecía un concierto de rock'n'roll, y eso que en mis shows solo estamos yo, mi voz, mi guitarra acústica y mi Power Point (ríe y se pone a cantar Vamos a decir la 'A' y Feliz día, papá, que son composiciones suyas).

Escribes cuentos infantiles…Sí, con los años he ido adquiriendo nuevas capacidades. Al inicio me costó, pero como las canciones son, al fin y al cabo, historias, aprendí. Acabo de publicar El osito Teddy (Planeta). Es más, el próximo año publicaré un libro que se llamará Desarrollando la inteligencia musical, que reúne mi experiencia pedagógica tanto con niños como dictando talleres para los maestros. Por todo esto me siento muy satisfecha con mi carrera.

¿No te han dicho "qué haces metiéndote en terrenos pedagógicos si no eres maestra"?Gracias a Dios, no, quizás porque mi música les sirve mucho. Los profesores me agradecen porque he compuesto más de mil 500 canciones, las que les hacen más fáciles sus clases.

AUTOFICHA

- Soy Rosi Estremadoyro, pero nadie me conoce así. Soy una limeña mazamorrera y barranquina de corazón. Me gustó siempre la música. Empecé haciendo trova.

- En una época fui bohemia, tocaba en bares, pero, como soy abstemia, solo iba a cantar o a escuchar a mis amigos. No me gusta el alcohol.

- No bailo, no fumo, pero sí bailo pegado (risas). No solo debo ser un ejemplo para los niños, sino también para los padres. Estoy casada y tengo una hija de 22 años.