No deben esperar sentados
No deben esperar sentados

Tanto universidades como institutos no están produciendo profesionales a la velocidad que el mercado los necesita. Están descuidando, además, el desarrollo de competencias blandas. Esa es la queja mayor de las empresas. Los egresados carecen de liderazgo, de capacidad de innovación y no asumen retos. Parte de la responsabilidad es del mismo sector privado. La oferta de Tecsup, Senati y Sencico es minoría. Deben auspiciar, involucrarse más, invertir como lo ha hecho el grupo Hochschild con la creación de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC). No pueden esperar sentados a que les lleguen los trabajadores que buscan. El otro responsable es el Estado, que no regula eficazmente el sector. Los jóvenes no tienen información sobre las carreras que demanda el mercado, y tampoco se fiscaliza que la inversión que hacen las familias en educación será retribuida en los centros de estudios. El crecimiento económico no solo es restringido por la crisis en Europa. También está influyendo el déficit de capital humano.