notitle
notitle

Lucía de Althaus,Opina.21quererteatiperu21@gmail.com

Las madres tenemos la necesidad de dar consejos sobre nuestra propia maternidad a otras madres. Pero las madres parturientas no necesitan tales consejos, sobre todo aquellos que nacen de la necesidad verborreica y "sabelotoda" de las consejeras, y no parten de la escucha sensible a las necesidades de la parturienta. Muchas nuevas madres se sienten bombardeadas de contradictoria información ofrecida por la tía, la abuela o la amiga. Lo que casi siempre necesita –sobre todo una madre primeriza– es que entiendan su miedo, su sensación de no libertad, la angustia de sentir que la supervivencia de esa criatura depende absolutamente de una. Necesitan compañía y apoyo. Y necesitan saber que todo estará bien. Esta escucha empática le ofrece la oportunidad de calmarse y, al hacerlo, podrá escuchar mejor su cuerpo y el de su bebé, encontrando así la manera correcta y única de calmarlo, de alimentarlo y de hacerlo dormir. Existen miles de consejos, pero existe solo una única y especial dinámica mamá-bebé con maneras únicas y especiales de comunicarse y de quererse. Hay que encontrarla.