Celebró con su familia. (USI)
Celebró con su familia. (USI)

En casa de los Guadalupe, el histórico título del Juan Aurich se celebró con puro criollismo, con guitarra, cajón y cervezas bien heladas. "Ya no tengo hambre, ahora tengo sed, ja, ja, ja. Me voy a tomar todo para saciar esta sed", apuntó el zaguero en la casa de su madre, en Astete (Callao).

Tal como lo había ensayado en la ceremonia de premiación, 'Lucho' se despachó a sus anchas para bailar música negra con su hermana. "La música negra está en mis raíces. Yo no reniego de mi pasado, soy un negro lindo y feliz. Y cuando arrancan estos caballos de fuerza, no los para nadie", le dijo a Perú21.