notitle
notitle

Alicce Cabanillasacabanillas@peru21.com

La compra de una vivienda es, para muchos, la inversión más importante en la vida. Por ello, antes de firmar algún documento o de hacer un pago, hay que asegurarse de conocer bien al proveedor y entender el contenido de un contrato, aconseja César Herrera, funcionario del Servicio de Atención al Ciudadano (SAC) del Indecopi.

Es que, en los últimos cinco años, a la par del crecimiento vigoroso del sector inmobiliario, los reclamos contra las constructoras han aumentado 65%, según el Indecopi.

Demoras en la entrega del inmueble, problemas con los acabados y la negativa del proveedor a devolver el dinero pagado por la separación de un predio (pese a que no se concretó la venta) son los incidentes más denunciados, anotó.

OJO CON LOS PILOTOSPara Herrera, los problemas comienzan cuando las familias se entusiasman con los proyectos pilotos y, al final, ni la distribución de ambientes ni los acabados de las maquetas se ven materializados en la vivienda terminada.

Según Elizabeth Prado, gerenta de Desarrollo Urbano del municipio de Surco, "hay familias que aseguran que les ofrecieron zonas de juegos para niños en los condominios pero, ahora, el espacio lo ven convertido en cocheras".

"Antes de tomar una decisión, hay que solicitar a la empresa los planos del proyecto aprobados por la municipalidad y verificar que sean iguales a las maquetas", recomienda.

Otro aspecto crucial es corroborar si la compañía es propietaria de los terrenos en los que está trabajando. De lo contrario, habrá problemas. De igual forma, el promotor inmobiliario debe tener licencia de construcción. Si ya empezó y no la posee, la obra corre el riesgo de ser paralizada.