El 90% de los casos de cáncer de pulmón están vinculados al consumo de tabaco. (Internet)
El 90% de los casos de cáncer de pulmón están vinculados al consumo de tabaco. (Internet)

La tasa de mortalidad es muy alta, ya que el 75% de las personas que son diagnosticadas se encuentran en etapas terminales del mal. "Solo el 25% tiene opción a ser intervenido quirúrgicamente. De este porcentaje, pocos sobreviven cinco años más. Es terrible", precisa Edgar Amorín, cirujano oncólogo de Oncosalud. Se trata de una enfermedad que no presenta síntomas hasta que se encuentra muy avanzada. Por ello, es necesario que las personas que tienen factores de riesgo se sometan anualmente a chequeos preventivos.

¿Y cuáles son esos factores de riesgo? El principal: consumo de tabaco. En los últimos diez años, la tasa de mujeres que fuman ha aumentado en un 40%, a tal punto de que por cada hombre con cáncer de pulmón, hay una mujer con este mal. "Hace 30 años, la relación era de diez a uno", señala Amorín. Otro aspecto grave es que no hay necesidad de fumar para desarrollar este mal. Basta con inhalar el humo producido por otros fumadores para empezar a enfermarse progresivamente, como sucede, por ejemplo, con las esposas o hijos de papás fumadores, o trabajadores de discotecas. Solo el 10% de los casos está vinculado a otras razones: infecciones virales, contacto con sustancias nocivas, contaminación ambiental, entre otras.