FARSA. Vecinos de falsa víctima de rapto la vieron salir de su casa, en Surco, con su parejas y sus hijos. (Alberto Orbegoso)
FARSA. Vecinos de falsa víctima de rapto la vieron salir de su casa, en Surco, con su parejas y sus hijos. (Alberto Orbegoso)

Fue un engaño. La cubana Yanielka Rigñack Blet (28) inventó su secuestro para alejarse de su esposo Wilder Ulloa Ascencio (45), funcionario de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat). La razón: la mujer quería alejarse de su pareja por las constantes peleas.

Ulloa Ascencio había denunciado el rapto de su pareja el pasado viernes, en la comisaría de Sagitario de Surco. Ese día, la mujer salió a recoger a su hija al nido y no regresó.

El sábado ella le envió un mensaje a través de su teléfono celular. Él le devolvió la llamada y finalmente se enteró que todo había sido una mentira.

Al final, los esposos limaron asperezas y volvieron a vivir juntos en su casa, ubicada en la urbanización Los Parrales, en Surco. Es más, ayer salieron a pasear con sus 4 hijos.

"No he hablado con ellos. Los he visto juntos. Han salido con sus niños", dijo a Perú21, a través del intercomunicador Alejandrina Villegas, inquilina de uno de los departamentos del edificio del abogado Wilder Ulloa.

INDICIOS PARA DESCONFIARA la Policía ya le resultaba extraño que ninguno de los captores había pedido una recompensan por Yanielka.

Es más, los agentes pudieron comprobar que solo se retiró 1,500 dólares de una tarjeta de crédito de la falsa víctima.

DATO

- Yanielka Rigñack será citada por la División de Investigación de Secuestro para que aclare el hecho. La Policía se encuentra molesta por este caso.