notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Pensábamos que los mercados funcionaban, pero lo cierto es que las ideas del Consenso de Washington estaban equivocadas. Sus recetas derivaron en serias crisis de deuda, con consecuencias brutales sobre las sociedades. En este tipo de crisis se tiende a criticar al que tomó prestado. Pero todos los préstamos tienen dos partes. El acreedor tiene tanta responsabilidad como el que toma prestado".

Stiglitz criticó la postura neoliberal que explica la crisis de la deuda en Europa a partir de un excesivo gasto público, que propone salvar a los bancos y deprimir la demanda agregada, y citó al expresidente argentino Néstor Kirchner cuando en la ONU sostuvo que los muertos no pagan las deudas. Hace falta crecer para pagar.

Stiglitz señala las imperfecciones del mercado y resalta la necesidad de la regulación estatal. Dice que los problemas de deuda pública en los países de la periferia de Europa no fueron causados por un sobreendeudamiento estatal. Sucedió que, ante la crisis, los gobiernos se hicieron cargo de las deudas del sector privado, en especial de los bancos. "Los dirigentes que culparon al Gobierno fueron los que insistieron en que el Estado se hiciera cargo del problema de los privados. Ni en EE.UU. ni en Europa seguimos las reglas capitalistas, porque tuvimos rescates masivos al sistema financiero. Los bancos decían que sin rescates desaparecía el capitalismo". Habría sido bueno, porque se hubiese terminado esa forma de mal capitalismo.