ALZA LA VOZ. Presidenta argentina, Cristina Fernández, pidió que medios tomen clara posición. (AP)
ALZA LA VOZ. Presidenta argentina, Cristina Fernández, pidió que medios tomen clara posición. (AP)

WASHINGTON (DPA).– La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se defendió de las acusaciones de que no le habla a la prensa de su país y aseguró que esta no es independiente. Asimismo sostuvo que la principal tarea de un gobernante no consiste en dar explicaciones a los medios.

"Me parece que los gobernantes no estamos para hacer como centro de nuestra gestión las conferencias de prensa", respondió a la pregunta de un estudiante norteamericano durante la inauguración de la Cátedra Argentina en la Universidad de Georgetown, en Washington.

"Algunos periodistas creen que, en realidad, es más importante el entrevistador que el entrevistado o que la gestión de un gobernante es contestarle a la prensa", señaló la mandataria.

"Cuando un periodista me pregunta, le respondo. Es cierto que a algunos no les gusta cuando no les respondo lo que ellos quieren. Y si no les gusta la respuesta que das, gritan, se enojan, te fustigan", refirió Kirchner.

PIDE QUE TOMEN POSICIÓNFernández de Kirchner lamentó que la prensa de su país no haga como la estadounidense, "que dice claramente con quién se alinea".

"Es muy bueno que cada medio explicite a los lectores que tiene una determinada posición (…) esto en mi país no sucede. Vos hablás con los periodistas y son todos independientes. La verdad es que son independientes, pero de los reyes de España, porque nadie es independiente en el mundo", ironizó.

En tono más serio, la presidenta recordó que, pese a haber sido la mandataria "más descalificada, más insultada y más agraviada" del país, "esta presidenta fue la que envió el proyecto de ley para eliminar el delito de calumnias e injurias".

TENGA EN CUENTA

- El Gobierno argentino atacó al Grupo Clarín a través de una propaganda estatal, al considerar que su actividad configura una cadena nacional ilegal.

- Le advirtió que si antes del 7 de diciembre no activa un plan de desinversión, "el Estado se verá obligado" a llamar a concurso público para adjudicar sus licencias.

- Decenas de argentinos protestaron en las afueras del hotel donde se alojaba Cristina Fernández en NY.