La venta de drogas por delivery se hacía mayormente por teléfono celular y se ha extendido a la Internet. (Heiner Aparicio)
La venta de drogas por delivery se hacía mayormente por teléfono celular y se ha extendido a la Internet. (Heiner Aparicio)

Sofía Pichihuaspichihua@peru21.com

Jorge Luis Silva (29) utilizaba su mototaxi para dejar droga por delivery. La Policía lo detuvo hace dos semanas en Barranco. En un canguro guardaba 1,250 envoltorios de cocaína que, al parecer, iba a entregar a un cliente en su propia vivienda. Según las primeras investigaciones, recibía pedidos a través del celular.

El especialista del Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de las Drogas (Cedro), Milton Rojas, afirmó que ahora los adictos también recurren a Internet, sobre todo a páginas web, foros y redes sociales, para conseguir esas sustancias.

"Estos espacios virtuales no solo brindan anonimato, también permiten que los mensajes se envíen rápidamente", señaló.

No obstante, detectar estas ofertas podría ser complicado para las personas que no consumen estupefacientes. "Los términos no son reconocidos fácilmente", advirtió.

SE INCREMENTALo más preocupante es que este mecanismo se incrementa en la capital. Hace cinco años, explicó el especialista, solo había algunos casos en distritos como Miraflores, La Molina y San Isidro.

"Los adictos que llegan a nosotros para recibir tratamiento confiesan que los microcomercializadores también están en los conos norte y este de Lima, debido a que el poder adquisitivo de los pobladores se ha incrementado considerablemente", explicó.

De igual forma, Rojas advirtió que ese mismo procedimiento es utilizado con más frecuencia en provincias como Arequipa, Pucallpa y otras.

En tanto, no solo se comercializa marihuana o cocaína. En realidad, los consumidores también compran éxtasis, LSD, ketamina, metanfetamina y otras sustancias sintéticas.

Los costos –que incluyen el "servicio" a domicilio– pueden superar los 30 dólares por una o dos pastillas de éxtasis, de acuerdo al nivel de adulteración del producto.

El experto aseguró, de otro lado, que los puntos de venta en las calles se han incrementado a 1,350 en Lima y Callao. (Ver infografía)

CONSTANTE TRABAJOAl respecto, el coronel César Gentille, jefe del Escuadrón Verde, detalló a Perú21 que cada día efectúa cuatro operaciones contra la microcomercialización de droga en Lima. Sobre la venta por delivery, sostuvo que "es difícil detectar ese mecanismo porque los delincuentes se mueven en un entorno muy privado, entre conocidos". Por ello, dijo, fortalece la labor de inteligencia para encontrar las formas de comunicación entre los adictos y los vendedores. "Hemos detectado casos en los que usan contraseñas a través de la red para reconocerse entre ellos", concluyó.

Además, sugirió que se revisen las normas para que se reduzca la cantidad máxima de droga que se permite portar para el consumo personal.

EL CONSUMIDOR

Para detectar a un consumidor de droga, debe observar su comportamiento y evaluar estas características:

- Si se trata de escolares o universitarios, la familia notará bajo rendimiento y descubrirá ausentismo a clases. Comportamiento violento (verbal o físico), incluso con los amigos y parientes más cercanos.

- Descontento por problemas recurrentes. Por ejemplo, está preocupado por la falta de dinero para comprar droga o porque descubran sus mentiras.

-Complicidad o autoría de delitos como venta de estupefacientes o robos de dinero para comprarlos.

- Negación de su condición de adicto. "Puedo dejarlo cuando quiera", afirmará.