notitle
notitle

Lucía de Althaus,Opina.21quererteatiperu21@gmail.com

Pero este mismo niño puede un día sorprendernos exigiéndonos más cosas, reflejando que no sabe cuánto cuestan o creyendo que todas las personas tienen las mismas posibilidades. Y es que a veces nos olvidamos de explicarles el valor que tienen esas cosas, el esfuerzo que hemos hecho para ofrecerles lo mejor.

Una manera de ubicarlos en nuestra realidad es llevándolos a conocer un colegio estatal, para que valoren el lugar donde viven y estudian. Que hagan algunas tareas como lavar los platos, para que entiendan lo que implica y que ellos normalmente no hacen. Finalmente, para crear el valor del dinero, que hagan pequeños trabajos como vender limonadas, y que vean lo que se pueden comprar con lo ganado. El esfuerzo puesto les dará una perspectiva de lo que cuestan las cosas en esta vida.