Militares son los afectados. (Alberto Orbegoso)
Militares son los afectados. (Alberto Orbegoso)

La Contraloría denunció penalmente a ocho oficiales del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas por las irregularidades detectadas en la compra de raciones de campaña para los soldados del Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE) por 4.6 millones de soles. Los militares deberán responder por el presunto delito de negociación incompatible o aprovechamiento indebido del cargo.

Durante la acción de control, la institución fiscalizadora determinó que los comités especiales del Comando Conjunto favorecieron indebidamente, en cuatro ocasiones, a una empresa colombiana.

Además, detectó que las adquisiciones –entre 2009 y 2010– no se realizaron siguiendo los procedimientos que garanticen la calidad y las condiciones sanitarias adecuadas de las raciones.

En una inspección inopinada, confirmó que las raciones estaban incompletas, en mal estado y no reunían las condiciones del contrato.