notitle
notitle

Alfredo Ferrero,Al.Mercadoaferrero@peru21.com

Lo lógico es que, orgánicamente, dependan de quien es responsable de la política comercial y turística, es decir, del Mincetur. Hoy dependen de la Cancillería. Los diplomáticos de carrera sí tienen el perfil y la preparación para ser embajadores o cónsules, pero deberían dejar al Mincetur las consejerías, que requieren de un perfil diferente. Torre Tagle no le ha dado prioridad ni presupuesto adecuado a estas oficinas comerciales. En cambio, para el Mincetur sí tienen mayor interés y las dotarían de la preparación técnica necesaria. Recordemos que tenemos ya 14 TLC. Las consejerías debieron pasar al Mincetur cuando este se creó en 2002. Es momento de corregir el error. La Cancillería se opone. Hay que pensar en lo mejor para el Perú, y no dejarse llevar por intereses sectoriales.