Lamentable panorama presentan las instalaciones que el Congreso destina a los agentes. (Imagen de TV/Frecuencia Latina)
Lamentable panorama presentan las instalaciones que el Congreso destina a los agentes. (Imagen de TV/Frecuencia Latina)

En momentos en los que la mayoría de los parlamentarios –sin distingo de tienda política– levanta la voz para reclamar mejoras salariales para las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, una lamentable situación viven los agentes policiales que tienen la misión de resguardar las instalaciones de ese poder del Estado y de sus integrantes.

Un informe del programa Sin medias tintas, de Frecuencia Latina, puso anoche al descubierto los indignantes ambientes destinados a los miembros de la Policía Nacional destacados al servicio de seguridad del Parlamento.

Las imágenes hablaron por sí solas. Paredes llenas de roña, techos carcomidos por el moho y la humedad, piezas de triplay que separan ambientes y ratas que se pasean entre los colchones en mal estado.

No se trata de ningún asentamiento humano. Así son los ambientes en la azotea del complejo legislativo ubicado en la cuadra dos de la avenida Abancay que el Congreso asignó para los efectivos que los resguardan.

Lo indignante es que, el jueves pasado, mientras los parlamentarios debatían el pedido de facultades al Ejecutivo para que dicten normas a favor de las fuerzas del orden y en presencia de los ministros de Defensa y del Interior, Pedro Cateriano y Wilfredo Pedraza, respectivamente, a pocos metros del hemiciclo, los efectivos policiales destacados al Parlamento sufren de hacinamiento y no cuentan con servicios higiénicos, a vista y paciencia de los llamados padres de la patria.

HISTORIA DE UN BAÑOSegún este informe periodístico, hasta el año 2007 la guardia parlamentaria –que tiene un régimen de 24 horas de servicio por 24 horas de descanso– contaba con un ambiente dentro del edificio Víctor Raúl Haya de la Torre, donde se ubican las comisiones parlamentarias.

A fines del año 2007, bajo el argumento de que la función parlamentaria necesitaba más espacio, desalojaron a los efectivos de la Policía y los mandaron –se dijo, entonces, de manera temporal– a la azotea del complejo legislativo.

La nota señala que en diciembre de ese año se decidió la construcción de un nuevo baño en la azotea para uso de los agentes.

Mediante un proceso de adjudicación de menor cuantía –señala el informe– el baño empezó a construirse en abril de 2008. El valor referencial de la obra fue de S/.13,917.

Aunque se esperaba que el baño fuera duradero, en apenas cuatro años, los servicios se muestran inservibles.

El legislador fujimorista Juan Díaz Dios se pronunció sobre el tema y comentó que los policías se ven obligados a pedirles a los congresistas y funcionarios los servicios higiénicos de los despachos parlamentarios que se ubican en los pisos inferiores.

El panorama resulta más indignante si se tiene en cuenta que la anterior gestión del Congreso, a cargo del nacionalista Daniel Abugattás, prefirió utilizar el presupuesto institucional para gastos innecesarios para la función, como proyectos de club de playa, sesiones descentralizadas y el tristemente recordado programa de Gestores para el Desarrollo.

En el informe se menciona a congresistas que tienen oficinas en el complejo legislativo y que se han hecho 'de la vista gorda' durante el primer año de este Parlamento, a pesar de que afirman que defienden a la Policía.

Se señaló los casos de los legisladores oficialistas Roberto Angulo, Celia Anicama y Leonidas Huayama; a los fujimoristas Jesús Zamudio, Ramón Kabashigawa, Antonio Medina y Joaquín Ramírez, al toledista José León, y al hoy segundo vicepresidente, Juan Carlos Eguren.

TENGA EN CUENTA

- En condiciones infrahumanasLos ambientes que el Congreso destina para los policías asignados a su resguardo cuentan con cuatro inodoros y dos duchas que ya colapsaron.

- Más de un despacho.La gestión de Daniel Abugattás mantiene una desnaturalizada medida de los apristas de otorgarle más de un despacho a algunos parlamentarios.

- Exigen explicación.El congresista Juan Díaz Dios pidió que el ministro Wilfredo Pedraza presente un informe sobre la situación del personal policial que resguarda el Congreso.