El canciller y el titular del Congreso limaron asperezas y ratificaron unidad frente a proceso contencioso en La Haya. (M.Pauca)
El canciller y el titular del Congreso limaron asperezas y ratificaron unidad frente a proceso contencioso en La Haya. (M.Pauca)

Se superó el impasse. El Congreso de la República no enviará a una delegación de parlamentarios a Holanda para asistir al inicio de la fase oral del proceso ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por el diferendo marítimo con Chile.

El acuerdo se adoptó tras una reunión del canciller Rafael Roncagliolo con el presidente del Congreso, Víctor Isla, voceros de las distintas bancadas y miembros de la comisión de seguimiento al litigio marítimo entre Perú y Chile, ante quienes, en sesión reservada, el titular de Torre Tagle lamentó el entredicho originado por sus comentarios de que sería "contraproducente" la presencia de políticos peruanos en La Haya.

EXCUSAS PÚBLICASNo obstante, tanto en el cónclave como ante la prensa, ratificó que la presencia parlamentaria podría causar la impresión, "negada, por supuesto", de que habría intención de presionar a la Corte, "cuando lo que se quiere es acentuar el carácter jurídico y no político del proceso".

Esta vez, Roncagliolo cuidó en extremo los términos de su intervención. Expresó su gratitud al Parlamento y reconoció su "apoyo permanente" en el proceso ante La Haya. Aclaró que no hubo en sus apreciaciones anteriores "ningún tipo de juicio negativo sobre la calidad, pertinencia o capacidad" de los legisladores, y no dudó en presentarles sus excusas a quienes se hubieran sentido ofendidos.

JALÓN DE OREJASUn desagravio público que, según fuentes congresales, Roncagliolo no tenía ni pensado formular y que fue, más bien, producto del cargamontón que, en privado, le hicieron legisladores de todas las tiendas, incluyendo los del partido de gobierno. En esa línea, Isla le enrostró al canciller la "inconveniencia" de sus opiniones y lo cuestionó por no haberlas expresado en privado, mientras que Natalie Condori, titular de la comisión de seguimiento, además de echarle en cara el apoyo del Parlamento a las iniciativas de su sector, le espetó que el Congreso no tiene por qué "pedirle permiso" al Ejecutivo para actuar.

Mauricio Mulder, en tanto, lo emplazó a ofrecerle disculpas públicas al Legislativo y le objetó su desconfianza de los congresistas que –recordó– le han hecho seguimiento al contencioso en La Haya durante varios años mientras que él "(Roncagliolo) tiene mucho menos tiempo en el cargo". Luz Salgado, se supo, no se quedó atrás y, al igual que Michael Urtecho, dejó constancia de su malestar por los imprudentes comentarios del jefe de la diplomacia peruana.

SENTENCIA DE DOMINIOEn tanto, ante la prensa, Roncagliolo ratificó la unidad de los peruanos en este tema, en el que –subrayó– nuestro país exige una sentencia de dominio. "No una solución salomónica que implique: 'Le doy alguito a cada parte'. Esa no es la posición del Perú, en absoluto", sentenció, al tiempo de expresar su convicción de que la Corte actuará en aplicación del Derecho y no en función de "consideraciones subalternas".

BAJANDO TENSIONESMientras, en Chile, tras las declaraciones de los expresidentes Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Patricio Aylwin, pidiendo a la Corte de La Haya que no emita un fallo "salomónico" sino "ajustado a derecho", la vocera del Gobierno chileno, Cecilia Pérez, y el propio canciller Alfredo Moreno marcaron distancia de ese pronunciamiento y aseguraron, en distintos tonos, que Chile respetará los fallos y las instancias internacionales.

"Somos un país que siempre, en el pasado y hoy día, ha acatado las resoluciones nacionales y, también, las internacionales. La prudencia tiene que primar y no empezar con dimes y diretes con un pueblo con el que nosotros hemos construido una fraternidad", subrayó Pérez.

Moreno, por su parte, ratificó que Chile "ha sido, es y será un país absolutamente respetuoso del derecho internacional".

SABÍA QUE

- Tras una reunión bilateral, los ministros de Defensa de Perú, Pedro Cateriano, y de Chile, Rodrigo Hinzpeter, reafirmaron su respeto a las resoluciones de Corte de Justicia de La Haya y el compromiso de los dos países de "mirar hacia el futuro".

- "Creemos que, sea cual sea el resultado, la resolución de la Corte servirá para que ambas naciones miremos con esperanza, fe, y respetando los valores democráticos, un futuro mejor", dijo Cateriano.

- Hinzpeter, por su parte, señaló "con toda tranquilidad" que Chile "es y va a seguir siendo" un país respetuoso de los tratados internacionales. "De modo tal que vamos a esperar con calma y serenidad el fallo", agregó.

- Sostuvo que no se debe perder la perspectiva de que las relaciones Perú-Chile son más amplias que el diferendo marítimo.