DE ESCÁNDALO. Coa hace noticias otra vez, pero nada santas. (Imagen de TV)
DE ESCÁNDALO. Coa hace noticias otra vez, pero nada santas. (Imagen de TV)

El parlamentario cusqueño de Gana Perú Rubén Coa Aguilar volvió a ser protagonista en los últimos días, pero no por su labor congresal, sino por su controvertido papel en las protestas de Espinar contra la minera Xstrata Tintaya.

El viernes último, Coa se apareció en un mitin en la plaza de armas de esa provincia junto con los promotores radicales del paro contra los proyectos de dicha empresa. Allí, en su alocución, pidió a los presentes "estar unidos" en sus demandas.

"Vamos a ser respetuosos, como siempre lo hemos sido, de los acuerdos del pueblo. Invoco a la unidad, nuestro pueblo de Espinar tiene experiencia de lucha y nuestros dirigentes tienen experiencia", manifestó aquel día el legislador oficialista.

Sin embargo, tras conocerse el saldo trágico de dos muertos, un centenar de heridos y daños a la propiedad, Coa se desmarcó de los dirigentes radicales que ensangrentaron la protesta.

"Quiero deslindar responsabilidades porque algunas dirigencias han llevado esta crisis de manera irresponsable y han sido rebalsadas por organizaciones sociales".

PASADO DE ESCÁNDALOEste legislador humalista tiene abierta una denuncia en el Parlamento por infracción al Código de Ética, a raíz de un escándalo que protagonizara en octubre del 2011 en la discoteca Mística, en el Cusco.

Coa fue filmado por dos periodistas junto a dos mujeres dentro del local nocturno. La acusación fue hecha por el periodista cusqueño Carlos Chávez, quien confirmó a Perú21 que vio al congresista "borracho y en compañía de dos féminas".

El parlamentario y un grupo de sujetos agredieron a Chávez y a otro reportero.