SIN SALIDA. Conductores se demoran más de 30 minutos para atravesar la avenida Lampa. (A.Orbegoso)
SIN SALIDA. Conductores se demoran más de 30 minutos para atravesar la avenida Lampa. (A.Orbegoso)

Un verdadero dolor de cabeza para miles de personas ha generado el cierre del tránsito vehicular en los jirones Lampa y Camaná, en el Centro Histórico de Lima. Esta restricción, dispuesta por la Municipalidad de Lima, hace que los conductores queden atrapados en un cuello de botella debido a la falta de rutas de entrada y de salida al Damero de Pizarro.

A esto se suma la rotura de pistas en el Jr. Miró Quesada por las obras de cambio de tuberías que efectúa Sedapal. De esta manera, la congestión se agudiza en las horas punta.

GRAN CONGESTIÓNLas cuadras 5 y 6 de Lampa y Camaná fueron cerradas porque ahí se construyen rampas vehiculares, como parte de los trabajos de peatonalización de los jirones Ica y Ucayali que ejecuta la Empresa Municipal Inmobiliaria de Lima (Emilima).

Perú21 recorrió el lugar y advirtió la incomodidad de muchos conductores, que tardan hasta más de 30 minutos para atravesar el Centro de Lima. "Los desvíos no han sido informados con anticipación. ¿Por qué nos perjudican en fechas cercanas a fiestas?", se quejó Pablo Gonzales, quien se dirigía a su centro de labores.

Si bien Emilima tenía previsto concluir los trabajos en abril último, hay un retraso de siete meses, según reconoció a Perú21 el arquitecto Henry Alemán, a cargo del proyecto. Dijo que la obra "sería entregada en febrero de 2013".

"Se nos han caído varias licitaciones por la ausencia de proveedores interesados. Hemos tenido problemas, por ejemplo, para conseguir piedras graníticas", señaló el arquitecto.

SABÍA QUE

- La obra incluye tres etapas: la refacción de dos plazuelas, la construcción del eje peatonal y la restauración de 39 monumentos.

- Estos trabajos demandan una inversión de S/.9 millones 300 mil.

- Lampa y Camaná serán reabiertos este lunes 26, pero luego se cerrará el jirón Caylloma.