Angustia. Comuna dice que no hay riesgo en Vía de Evitamiento. (David Vexelman)
Angustia. Comuna dice que no hay riesgo en Vía de Evitamiento. (David Vexelman)

"Responsabilidad de todas maneras hay, y compartida. Se tiene que evaluar e investigar". De esta manera, el gerente de Promoción de la Inversión Privada de la Municipalidad Metropolitana de Lima, Domingo Arzubialde, admitió ayer parte de la culpabilidad de la comuna por los daños ocurridos en la obra Vía Parque Rímac.

"Los entes supervisores (Invermet y Nippon Koei) tienen que dar informes de lo que pasó y, en función de eso, evaluaremos", declaró el funcionario en una entrevista en RPP.

GRAVE ERRORSobre el plan de contingencia, Arzubialde reconoció que fue un error de la empresa OAS no abrir a tiempo las compuertas de emergencia, pues de esa forma –dijo– se habría evitado la inundación del túnel y el desprendimiento de un muro lateral que soportaba el caudal del río.

"Hay decisiones que toma la empresa. Entendemos que cometió un error", precisó.

Sin embargo, todo indica que no habría un adecuado manejo de información en la comuna limeña porque, horas después de las declaraciones de Arzubialde, el teniente alcalde Eduardo Zegarra y la regidora Marisa Glave discreparon respecto a una responsabilidad compartida.

Glave manifestó que "el contrato supone que hay una empresa externa que supervisa la obra, y esta es Nippon Koei. Y son ellos quienes tienen que mandar reportes y alertas si hubiese algún tipo de falla en la construcción. Lo que hizo la empresa fue informarnos que había un plan de contingencia y que el plan se estaba implementando".

Con estos argumentos, Glave justificaría las acciones que adoptó la constructora tras las primeras filtraciones. Esto pese a los daños ocasionados en la obra y a la pérdida de maquinaria y materiales.

Finalmente, señaló que no existe ningún riesgo en la Vía de Evitamiento.

SABÍA QUE

- Eduardo Zegarra señaló que lo ocurrido en la obra no ocasionará demoras en el cronograma previamente establecido.

- Detractores de Susana Villarán lanzaron ayer un arreglo floral en la playa La Herradura y exigieron su revocatoria. Esto, un año después de la ola que se llevó la arena del balneario.