JURAMENTO. Samaras promete dar batalla en la cumbre de Bruselas para brindarle un respiro a Grecia. (AP)
JURAMENTO. Samaras promete dar batalla en la cumbre de Bruselas para brindarle un respiro a Grecia. (AP)

ATENAS (Reuters).– Un Gobierno liderado por conservadores asumió ayer el poder en Grecia con la promesa de renegociar las duras condiciones de austeridad impuestas por el rescate financiero internacional y superar la peor crisis del país en cuatro décadas.

La juramentación de Antonis Samaras como primer ministro luego de las elecciones del domingo puso fin a semanas de incertidumbre que alteraron los mercados financieros y amenazaron con empujar al país mediterráneo a abandonar el euro.

Samaras, un economista educado en Harvard y proveniente de una prominente familia griega, encabezará una alianza entre su partido, Nueva Democracia, y los socialistas de PASOK, dos fuerzas desacreditadas que han dominado la política desde 1974.

"Soy totalmente consciente de lo crítico que es este momento para nuestra nación. Sé muy bien que el pueblo griego está herido y necesita recuperar su dignidad. Sé que la economía debe recuperarse rápidamente para restablecer la justicia y la cohesión social", dijo Samaras.

La coalición deberá lidiar con el descontento público por el desempeño de los políticos, enfrentar a una fortalecida oposición de izquierda –que perdió la elección por un estrecho margen– y convencer a los socios europeos de que suavicen los términos del rescate.

El partido Nueva Democracia, de Samaras, trabajaba en la formación del nuevo gabinete con el respaldo de PASOK y del más pequeño partido de izquierda democrática.

Un funcionario de una de las tres agrupaciones de la coalición dijo que se acordó nombrar al presidente del National Bank, Vassilis Rapanos, como ministro de Finanzas.

Según informó Samaras, el resto del gabinete será anunciado hoy.

TENGA EN CUENTA

- El nuevo Gobierno griego intentará suavizar las medidas de austeridad que se le exigen por el rescate de 130 mil millones de euros acordado en marzo con la Unión Europea y el FMI.

- Funcionarios de la Unión Europea han indicado que podrían hacerse algunos ajustes al programa.

- El rescate ha originado en Grecia fuertes recortes al gasto y a los salarios, que han llevado el desempleo a un máximo histórico y han profundizado la recesión.