SACÓ PROVECHO. El duque de Palma aprovechó su vínculo con la Corona para aumentar sus ingresos. (Reuters)
SACÓ PROVECHO. El duque de Palma aprovechó su vínculo con la Corona para aumentar sus ingresos. (Reuters)

MADRID (EFE).– Nuevas revelaciones sobre el caso de corrupción en el que está envuelto el yerno del rey de España salieron a la luz. De acuerdo con el sumario judicial, Iñaki Urdangarin firmó sustanciosos contratos con varias empresas privadas, entre ellas algunos clubes de fútbol.

El pasado 24 de noviembre, Juan Bautista Soler, expresidente del club de fútbol Valencia, aseguró a la Policía que se sintió "obligado" a darle dinero al Instituto Nóos "debido a que era Iñaki Urdangarin quien lo pedía". El yerno de Juan Carlos I presidía esa ONG y tenía como mano derecha a su amigo Diego Torres.

Según el testimonio de Soler, el Valencia le pagó al Instituto Nóos 30,000 euros (39,140 dólares) por concepto de asesorías, a pesar de que la economía del club presentaba cifras en rojo.

En parecidos términos declaró –ante la Policía y la Fiscalía Anticorrupción– el presidente del club de fútbol Villarreal, Fernando Roig. Este dijo que le encargó a la ONG de Urdangarin un estudio sobre el costo de la "sponsorización" del estadio de su equipo. La razón, sostuvo, fue porque el yerno del monarca español presidía el Instituto Nóos.

En su declaración, Roig señaló que Torres y Urdangarin fijaron el precio de este servicio en 696,000 euros (900,000 dólares). Sin embargo, el informe que le entregaron al club contenía solamente 13 páginas –incluida una para la portada y otra para el índice– con apenas tres párrafos de "conclusiones".

LOS INGRESOS MAYORESEl grueso del dinero que fue a parar a las manos de Urdangarin, duque de Palma, y de su socio fue, sin embargo, de fondos públicos, y la Fiscalía Anticorrupción española lo cifra en 5.8 millones de euros (unos 7.5 millones de dólares), procedentes de los gobiernos regionales de Valencia y de las Islas Baleares, entre los años 2004 y 2007.

DATOS

- El Instituto Nóos, que funcionó entre 2003 y 2007, ofrecía asesorías a empresas en temas de competitividad.

- El Gobierno de Baleares pagó a Nóos 445,000 euros (580,000 dólares) por un Observatorio de Deporte y Turismo, organismo que nunca funcionó.