No se esfuerze al límite. Disfrute mientras se ejercita. (USI)
No se esfuerze al límite. Disfrute mientras se ejercita. (USI)

1. SANA DIVERSIÓN"Cuando el ejercicio es parte de tu vida diaria, deja de ser un esfuerzo y se convierte en esparcimiento. Diría que es la parte más divertida de mis mañanas", asegura la entrenadora personal Elizabeth Vilca. "Es una lucha diaria, algunas veces hasta dolorosa, pero que una vez vencida nos llena de satisfacción y motivación", anota el entrenador personal Mario Vidaurre.

2. SALUD PRIMORDIALLa Organización Mundial de la Salud considera que la práctica de ejercicio frecuente ayuda a combatir los efectos nocivos del sedentarismo. Eso debería ser una gran motivación, ¿verdad? "La mejor vacuna contra la enfermedad es, sin duda alguna, el ejercicio", señala Vidaurre.

3. ESPEJITO, ESPEJITOEl tema estético es también uno de los grandes beneficios. Según Vilca, verse al espejo y sentirse saludable representa un estímulo para seguir adelante. Ojo, no significa ser superficial ni vanidoso: se trata de, simplemente, potenciar una de las dimensiones de lo humano.

4. MÁS PLACER, MENOS DOLOR"Al ejercitarte, el cerebro produce endorfinas, sustancias que generan la sensación de bienestar y la resistencia al dolor", explica Vilca. Por tal motivo, es difícil que, tras una sesión de ejercicios moderada, usted se sienta triste o malhumorado.

5. MÁS NO ES MEJORUno de los peores errores es el sobreentrenamiento, pues se cree que esforzarse hasta límites extremos dará mejores resultados. "Entrenar tres veces por semana, durante una hora cada vez, es suficiente para que cualquier principiante logre sus objetivos", cuenta Vidaurre. Asimismo, el cuerpo necesita un espacio para la recuperación. De lo contrario, lo único que se logrará es fatiga y pérdida de motivación.