NO A LA IMPUNIDAD. Marco Falla, padre de la víctima, exige la máxima sanción para los asesinos. (Iris Mariscal)
NO A LA IMPUNIDAD. Marco Falla, padre de la víctima, exige la máxima sanción para los asesinos. (Iris Mariscal)

El Primer Juzgado Penal Supraprovincial ordenó la detención preventiva de Alfredo Huamán Álvarez y de Diopoldo Aguilar Camacho, dos de los ocho policías implicados en el homicidio del vigilante Gerson Falla Marreros (26), ocurrido en abril de este año.

Según Christian Solís, abogado de la familia Falla, el mandato fue emitido el pasado 28 de noviembre. Ambos sujetos se encuentran no habidos.

El letrado indicó que otros dos custodios –identificados como Julio César Obeso Milla y Christian David Sánchez Méndez– han sido acusados por tortura y tienen orden de comparecencia restringida. Deben cumplir ciertas reglas de conducta de lo contrario irán a prisión.

Solís se mostró en desacuerdo con esta medida pues cree que los procesados podrían darse a la fuga en cualquier momento.

Por otro lado, el Poder Judicial abrió proceso, por abuso de autoridad, a los efectivos policiales Manuel Alejandro Navarro Valdiviezo, Édgar Lino Salinas Barraza y Gustavo Adolfo Delgado Díaz.

En tanto, el suboficial Grover Henry Rojas Quispe ha sido acusado por encubrir a sus colegas.

EXTRAÑOS SUCESOSA la familia Falla le parece sospechoso que Rojas Quispe haya sido destacado a una delegación de Ayacucho al poco tiempo de declarar en contra de sus compañeros.

También manifestó su preocupación porque el sereno Jimmy Pallín –uno de los principales testigos del crimen–, se encuentre inubicable.

Gerson Falla fue intervenido el 24 de abril en un local de la cuadra 34 de la avenida Canadá. Fue conducido a la comisaría de San Borja, donde lo golpearon salvajemente.

Falleció tras dos días de agonía como consecuencia de la agresión.

FICHA

ALFREDO HUAMÁN Á