Enrique asegura que la competencia es dura. (Perú21)
Enrique asegura que la competencia es dura. (Perú21)

¿Cómo empezó su negocio?Fue en 1997. Atendía a algunas personas en mi casa. Desde California, un familiar me envió un kit elemental para tatuar que incluía una fuente de energía, máquina, pedal, un par de tubos y los colores básicos. Tenía 30 años de edad y no paré hasta abrir una tienda especializada en el tatuaje.

¿Qué lo diferencia de la competencia?Creo que todo tiene que ver con el profesionalismo, con el talento y con la calidad de los productos y las herramientas que se utilizan. Nuestra publicidad la hacen los propios clientes. Si alguien se va contento, recomendará nuestro trabajo a varios.

¿Cuáles son los planes en el futuro para Arte Sagrado?Seguir en lo nuestro, avanzando con la tienda. La competencia es dura en la ciudad, hace 10 años tenía muchos más clientes. ¿Qué pasó? El mercado limeño se saturó y ahora existen precios y calidades para todo tipo de bolsillo.