GRAVE CRISIS. Un cardenal italiano sería otro 'cuervo’ (traidor) de la Santa Sede, según la prensa. (AP)
GRAVE CRISIS. Un cardenal italiano sería otro 'cuervo’ (traidor) de la Santa Sede, según la prensa. (AP)

CIUDAD DEL VATICANO (Agencias).– Dos de los más importantes periódicos italianos Il Messaggero y Corriere della Sera publicaron que el mayordomo de Benedicto XVI no actuó solo en la filtración de documentos del Vaticano y que estaría implicado un cardenal italiano y una mujer.

Ayer, Paolo Gabriele prometió cooperar con magistrados del Vaticano, lo que incrementa la posibilidad de que se mencionen más prelados de alto rango en la investigación sobre la filtración de correspondencia confidencial que han dejado ver luchas de poder e intriga en los más altos niveles de la Iglesia Católica.

Sin embargo, el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, negó los reportes y dijo que muchos funcionarios del Vaticano estaban siendo interrogados en la investigación, pero insistió que "ningún cardenal estaba bajo sospecha". Según Lombardi, Benedicto XVI quedó "herido" por el arresto de su mayordomo y "es consciente de la gravedad de la situación".

Gabriele fue arrestado el miércoles pasado, después que se hallaron documentos que no debía tener en su departamento en el Vaticano. Permanece bajo custodia en una cárcel en la Santa Sede, acusado de robo, y se ha reunido con su esposa y sus abogados.

El mayordomo, de 46 años con tres hijos, siempre se consideró en extremo leal a Benedicto XVI y a su predecesor, Juan Pablo II, para quien trabajó brevemente.

Según los especialistas, las filtraciones –bautizadas Vatileaks por la prensa– ilustran la guerra interna entre sectores conservadores que luchan por el poder y por ocupar puestos importantes dentro de la institución ante la posibilidad de una próxima elección pontificia, teniendo en cuenta la edad avanzada de Benedicto XVI (85 años).

SABÍA QUE

- El escándalo de filtraciones en el Vaticano salió a la luz en enero, cuando el periodista italiano Gianluigi Nuzzi publicó cartas de un importante administrador del Papa en la que pide no ser transferido por haber denunciado presuntos actos de corrupción que le costaron a la Santa Sede millones de euros en contratos sobrevaluados.

- El prelado, monseñor Carlo Maria Vigano, ahora es embajador del Vaticano en Estados Unidos.