notitle
notitle

Alonso Segura,Al.Mercadoasegura@peru21.com

Comprensiblemente, con tasas de desempleo muy altas y subiendo, recortes de gasto público en servicios sociales, y en medio de una recesión severa, las perspectivas para grandes segmentos de sus poblaciones no son muy alentadoras. Sin embargo, los gobiernos no tienen otra alternativa, pues ya no pueden financiar sus presupuestos. A veces es difícil para el ciudadano de a pie entender que para un país, al igual que en el caso de una familia, cuando los gastos son mayores que los ingresos, la situación no es sostenible. Por un tiempo existe el paliativo de endeudarse para cubrir el faltante, como hicieron estos países durante la última década, o más, pero eventualmente llega el fin de fiesta. Puede discutirse la magnitud y horizonte de los ajustes, pero son inevitables. Las reformas estructurales para lograr un mayor crecimiento de largo plazo, a veces tampoco son populares, pero ahora son indispensables.