A Fernández no le preocupan las presiones foráneas. (Reuters)
A Fernández no le preocupan las presiones foráneas. (Reuters)

BUENOS AIRES (Agencias).– La presidenta argentina, Cristina Fernández, respondió a las diferentes críticas que recibió de España, la Unión Europea (UE) y Estados Unidos por la expropiación del 51% del patrimonio de la petrolera YPF, controlada por la española Repsol, y señaló que respetará la decisión "soberana" de España de dejar de importar biodiésel argentino.

En ese sentido, Fernández devolvió las críticas sobre su decisión a Estados Unidos y a la UE, al recordar que ambos "son los que más denuncias tienen en toda la historia" de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

España tomó su primera medida de represalia contra la decisión de la mandataria al anunciar que limitará la entrada de biodiésel argentino en el país. Horas antes, el Parlamento Europeo había instado a la UE a suspender parcialmente las ventajas arancelarias del bloque con Argentina.

Al respecto, la presidenta dijo que el biodiésel argentino es más barato y que, además, España enfrenta una fuerte crisis. "El gobierno (de Mariano Rajoy) lo pagará más caro, y no sé cómo impactara en su economía", sostuvo Fernández.

SEGUIRÁ PRESIÓNAyer, en Washington, el ministro español de Economía, Luis de Guindos, reiteró que Madrid se reserva el derecho a ejercer una presión "absolutamente legítima" en organismos multilaterales contra la expropiación realizada por Argentina.

TENGA EN CUENTA

- Según datos oficiales, Argentina es el principal proveedor mundial de biodiésel y, en 2011, su exportación alcanzó un récord de 1.7 millones de toneladas.

- Con España, el comercio de biodiésel argentino representó US$985 millones durante 2011.