Beneficios de la semillas oleaginosas
Beneficios de la semillas oleaginosas

Talia Schvartzman,Opina.21email@taliaschvartzman.com

Las semillas oleaginosas, como el sacha inchi, la chía, la linaza, el maní, las nueces, las almendras y las semillas de girasol, son especialmente ricas en aminoácidos y en grasas esenciales –como el omega 3–, es decir que las necesitamos de los alimentos ya que el cuerpo no las produce.

También son una excelente fuente de minerales, calcio, selenio, zinc y magnesio. Además, nos brindan una buena cantidad de fibra. Estas propiedades hacen que estas semillas sean muy nutritivas y que favorezcan diversos procesos en el organismo –como mantener la óptima la función ósea–, cumplen funciones antioxidantes, favorecen el crecimiento y desarrollo en niños y adolescentes, regulan el sistema gastrointestinal y el colesterol. Por otro lado, algunas personas deben evitar estos ricos frutos, como es el caso de personas con ácido úrico elevado o diverticulitis, por ejemplo. Otra característica curiosa de estos alimentos es que, al ser crocantes, la sensación de seguir masticando perdura luego de ingerirlos y provoca seguir comiendo. En ese sentido, las personas que no quieren subir de peso deben dosificar la cantidad que ingieren al día ya que, de lo contrario, les afectará negativamente.