REYES. El Atlético celebró un nuevo título en Mónaco. (AP)
REYES. El Atlético celebró un nuevo título en Mónaco. (AP)

MÓNACO.– Radamel Falcao García ha hecho del área chica su jungla privada. Es el tigre cazador de sueños. Mientras se cerraba el mercado de pases, solo se preocupaba en meter la pelota al fondo. Mientras los millones iban y venían, Falcao le hizo un triplete al Chelsea para consagrar, por segunda vez, al Atlético de Madrid, monarca de la Euroliga, como campeón de la Supercopa de Europa al ganar 4-1.

Fue notable para el sudamericano noquear al campeón de la Champions League en el estadio Louis II en solo 44 minutos. A los 6', el 'Tigre' le ganó la espalda a David Luiz, tuvo enfrente a Peter Cech y definió con sutileza.

Chelsea no tuvo reacción. Los 'colchoneros', con Mario Suárez y Koke, se devoraron la volante, y Arda Turan estuvo presto a organizar. Pero la estrella era Falcao, y este metió el segundo a los 18', copia fiel del que le hizo al Bilbao en la final de la Liga de Europa, antes de poner el tercero a los 45'.

El colombiano cruzó una frontera donde solo se encontraba Puskas como único jugador en anotar tres goles en la primera parte de una final europea (el húngaro lo hizo con Real Madrid en la Copa de Europa de 1962).

En el segundo tiempo, Miranda amplió a los 60', y solo Cahill, a los 74', descontó para los 'blues'. Falcao fue cambiado a los 87', pero no perdió la mirada letal. Mientras los millones del mercado de pases iban y venían, él rugió. Porque sabe que su especie es única y que no hay dinero que lo pueda comprar.

SABÍA QUE

- Falcao marcó y triunfó en las tres finales que disputó.

- Ganó la Liga de Europa en 2011, anotando el tanto del triunfo de su equipo, el Oporto, ante el Sporting de Braga. Volvió a hacerlo este año por partida doble en el Atlético (3-0 ante A. Bilbao y 4-1 frente al Chelsea).